CONSULTA GRATUITA.

Proliferan las turbo rotondas.

En vista de la cantidad de problemas que se generan al circular por las rotondas y que los conductores no acabamos de aprender cómo usarlas, las denominadas “turbo rotondas” van poco a poco demostrando su efectividad y su proliferación aumenta.

Aunque la primera rotonda se implantó en París a principios del siglo XX para mejorar el tráfico en los cruces (se atribuye su invención al arquitecto Eugéne Hènard), lo cierto es que a España llegó mucho más tarde. No fue hasta 1976 en Palmanova (Mallorca) cuando se implantó la primera rotonda en un cruce. Tal vez sea este retraso en la implantación de las glorietas el motivo de que sigan siendo un punto conflictivo en el tráfico. A día de hoy, casi 40 años después de la primera rotonda española, la mayoría de los conductores siguen sin saber circular de manera correcta en ellas.

Para evitar los conflictos al circular por las rotondas, este diseño con más de un siglo se antigüedad cambia de forma para guiar a los conductores mientras giramos en una glorieta, son las llamadas turbo rotondas.

La primera que se ha instalado en España (en Grado, Asturias) ha logrado bastante éxito a la hora de reducir los accidentes, por lo que poco a poco están empezando a proliferar y ya son varias las turbo rotondas españolas.

Qué es una turbo rotonda y cómo se circula en ellas

El nombre de turbo rotonda o turbo glorieta viene de la forma que tienen desde una perspectiva aérea. En lugar de ser redondas u ovaladas, el tráfico en ellas circula describiendo una caracola con una forma similar a la de un turbo compresor.

La gran ventaja de este tipo de glorietas es que desde el momento en el que uno accede a ellas ha de escogerse el carril por el que se va a circular. De este modo, si vamos a tomar la primera salida deberemos posicionarnos en el carril derecho a la entrada de la rotonda, mientras que para el resto de salidas deberemos colocarnos en los carriles situados más hacia la izquierda cuantas más salidas vayamos a “saltarnos”. Una vez posicionados en nuestro carril de acceso a la glorieta, éste nos guía hacia la salida que hemos elegido previamente.

De este modo se facilita el acceso a la rotonda en lugar de estar ocupando el carril exterior de la misma cuando no lo vayamos a utilizar para tomar la primera salida. Ya no tendrá preferencia el que circule por el exterior de la rotonda, sino el que se mantenga dentro del carril elegido correctamente.

Para entender mejor cómo se debe circular en ellas te dejamos este vídeo.

Las turbo rotondas en vídeo

Fuente: DGT

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
× ¿Cómo puedo ayudarte?